Music faces

Hace algún tiempo hice una sesión de fotografía promocional para el primer disco de Azules, “Viaje Universal”. Ahora os cuento como son este tipo de sesiones de retrato por si alguno vais a afrontar vuestros primeros trabajos de este estilo.

Cuando Azules me llamaron para trabajar con ellos lo primero que dije fue “tenemos que quedar”. Es primordial preparar el trabajo de manera personal y pasar de redes y emails lo más que podáis. Eso sí, es igual de importante que primero sepan lo que cobras. Les envié mis tarifas y una vez que ellos vieron que les entraba en presupuesto quedamos para hablar. Así no pierde tiempo ninguno de las partes.

Antes de esa primera reunión debes conocer perfectamente a la banda y lo que hacen. Les pedí los temas del disco, lo escuche a fondo, miré videos en you tuve, busque fotos de la banda, los añadí en redes sociales y me documente todo lo que pude sobre ellos. Eso te hace tener una idea de que estética o tipos de fotos pueden ir con el estilo de la banda.

En esa primera reunión lo primordial es escucharles a ellos. Primero, conocerles más a fondo, que te cuenten que hacen, sus expectativas, ilusiones y su nuevo proyecto. Segundo, conocer el trabajo, ver que ideas tienen ellos y que buscan estéticamente de tu trabajo. Con esos datos ya se van formando en tu cabeza varias ideas y posibilidades. Preséntaselas a ellos y elegir sobre que vais a trabajar. Todo este proceso con una hora y un par de cañas se completa sin problema.

Lo siguiente es lo realmente difícil. Preparar lo necesario para la sesión. Logística, materiales, vestuario y sobre todo localizaciones, que siempre es lo más costoso. En este proceso, ves comunicándole todo a ellos para que puedan participar y hagan la sesión más suya. Eso les ayudara a aportar ideas y estar más a gusto el día de las fotos.

Llegado el momento, lo fácil es disparar, lo difícil es hacer que ellos estén cómodos y trasmitan lo que tú quieres captar. Para ello hay varios trucos.

Yo nunca preparo el equipo antes de quedar con ellos, así no es llegar y plantarte delante de la cámara. Yo preparo focos y fondos mientras ellos se visten o preparan, eso me da la oportunidad de hablar, hacer bromas y conseguir que se relajen, incluso si me echan una mano mejor.

Otro truco es poner algo de musiquita guapa y hablar de las cañas que nos vamos a tomar después. Es importante que les vayas enseñando las tomas que haces, si les gustan, ellos mismos se van ilusionando y poco a poco las cosas van saliendo. Pero sobre todo recuerda que la sesión la guías tú, que eres el que tiene experiencia. Tú debes ser el que les tienes que indicar todo el rato como posar y así ayudarles a pasar ese mal trago que suele ser ponerse delante de una cámara. A no ser que sean gente súper experimentada y ya famosa, eso es labor tuya como fotógrafo. Y habla, habla todo el rato hasta que casi se olviden de que ahí hay una cámara.

Terminada la sesión, lo dicho, cañas y a comentar la jugada. Luego ya en casa viene el trabajo de post producción para ti. No edites muchas fotos, trabaja y entrega solo lo realmente bueno y seguro que tienes la satisfacción de la banda garantizada. Aunque de esta parte, prefiero hablar ya en otro post.

Por ultimo mi consejo es solo uno, disfruta de la gente con la que trabajas, de conocerla y de lo bonito que es materializar juntos un proyecto artístico. Conocerás gente increíble y al final, eso es lo maravilloso de la fotografía.

Featured Posts
Recent Posts

​© 2015 de REVOLUTION. Creado por Jose Sancho

  • Favicon Merchanfy_edited
  • Facebook Clean
  • Flickr Clean
  • White YouTube Icon
  • Twitter Clean
  • Instagram Clean

Merchandising Oficial en

Fotografía Musical España